La comunicación es la acción consciente de intercambiar información entre dos o más personas con el fin de transmitir o recibir información u opiniones distintas.

Esta, es un pilar fundamental a la hora de fomentar la unión familiar con tus hijos. Sabemos que en todas las casas en algún momento se puede dar un conflicto, y no solo en nuestra casa, si no en cualquier relación humana, tener discrepancia en algunos temas es algo muy común y bueno, ya que nos permite analizar las cosas desde diferentes puntos de vista.

Bien, pues los niños, en el día a día deben empezar a tomar decisiones, siempre dentro de un orden.

En la vida diaria, elegir es uno de los actos más complejos, dedicamos mucho tiempo a ello y aún así, en ocasiones nos lamentamos poco después y querríamos haber elegido lo contrario. De aquí la importancia de fomentar esto en los niños desde que tienen uso de razón.

Nuestro consejo es que poco a poco se le vaya introduciendo a los niños en estas situaciones, dejándolos que tomen pequeñas decisiones con las que nosotros mismos podemos valorar sus gustos, opiniones y cerciorar que no son ni muñecos ni marionetas.

Para tener un control de la situación es muy importante que entiendan y sepan que a pesar de lo que ellos quieran seremos los padres los últimos en decidir qué es lo mejor.

¿Quieres saber cuáles son los aspectos que más claros debes tener?

  • Qué puede decidir el niño y qué no, por ejemplo, la ropa para ir al cole, es una buena idea para que ciertos días de la semana sean ellos los que elijan, así podremos descubrir qué es lo que más le gusta y lo que menos, además de con qué ropa se sienten más cómodos o con qué colores se identifican. Esto, les ayuda a expresar su individualidad y también a hacerse responsables de sus prendas.

Sin embargo, no todo vale, hay cosas que no son negociables o al menos no deberían serlo, como rutinas de baño, comidas o estudios.

 

  • Concretar cuáles son las opciones entre las que puede elegir para que pueda pensar qué prefiere. Por ejemplo, un chándal, un vestido o unos pantalones y un jersey, es simple pero efectivo.

 

  • Tenemos que dar cierta libertad, estableciendo unos límites claros, por ejemplo, nosotros le podemos dar a elegir un vestido rosa, pero si ella prefiere uno azul, la diferencia es mínima, no hay ningún problema.

 

  • No obligar a los niños a decidir sobre algo que no quieren, en este caso hay multitud de niños que, entre ponerse un chándal o un jersey les da igual, no es relevante para ellos y si eso es así, debemos respetarlo.

 

  • No darlos demasiadas alternativas, ni dejar que decidan absolutamente todo. Tenemos que ser conscientes de que son muy pequeños aún y que podemos llegar a agobiarles o saturarles si dejamos todo en sus manos ya que no están acostumbrados a hacerlo.

 

Que los niños tomen decisiones sobre su ropa tiene cientos de ventajas, ¡no imaginas de hasta donde son capaces de llegar!

  • Serán más seguros y responsables, además normalmente la necesidad de rebelarse en la adolescencia es mucho más calmada. Este proceso de elección puede incluir normas como guardar su ropa o llevarla al cubo cuando esté sucia.
  • La estética no tiene reglas, para ellos, será más fácil innovar en cuanto a la combinación de colores, desarrollando su creatividad y libertad, ante todo.
  • Les hace sentirse respetados, valorados y capaces de adquirir poco a poco confianza en ellos mismos, siendo capaces de afianzar su personalidad y ser más autónomos. También se sienten mayores.

niño

¿Y la parte negativa? Sabemos que también la hay, no te lo vamos a negar, pero es mínima:

  • Como niños que son, puede que inviertan más tiempo de lo que te gustaría en elegir su ropa y por lo tanto que la espera sea larga, pero es normal, son niños.
  • Puede que elija algo demasiado viejo o inadecuado para la situación o el clima en el que se encuentra, y es por tanto el momento de intervenir y explicar nuestros motivos.

 

Las ventajas superan, en estos casos, a los inconvenientes y es una forma de que los niños se autoexpresen, aumenten su autoestima, mejoren su capacidad de juicio y responsabilidad.

Si tus hijos ya dan su opinión a la hora de comprar su ropa, en Nubes en Illescas contamos con gran variedad de conjuntitos, colores, texturas y estilos, podemos aconsejaros tanto a ti como a tus hijos para que el resultado sea espectacular, ¡aquí podrán elegir prendas de gran calidad y comodidad!

No dejes pasar esta oportunidad y visita nuestra tienda, estamos en la calle Real, 94 en Illescas o si necesitas ayuda, llámanos por teléfono al 925 51 38 34. Es una forma rápida, sencilla y cómoda de comprar la ropa de los más peques ¡Queremos ayudaros!